Escrito por Alejandro León Galindo

En mi casa nunca tuvimos muchos recursos cuando era niño, incluso de joven, en la universidad, la situación era parecida, así que en un principio lujos como una consola de la última o anterior generación (Nintendo 64, Play Station, Game Cube, Xbox, Play Station 2) o un computador no eran posibles. Sin embargo la cosa cambiaba un poco cuando llegaban las vacaciones en la universidad, ya que estas las pasaba en casa de unos familiares en otra ciudad, quienes tenían un computador de los más avanzados en su tiempo (que obvio no recuerdo) y allí sentado frente al monitor vi por primera vez un ícono que llamó mí atención: se trataba de un rostro de un orco (si mi mente no me juega una pasada); hice doble click sobre el mismo y tras una pantalla de carga apareció una cinemática espectacular que introducía al jugador en un mundo increíblemente épico, situándonos, contextualizándonos, frente a lo que sería el inicio de toda una aventura legendaria.

Imagen tomada de https://media.redadn.es/imagenes/warcraft-iii-reign-of-chaos_167830.jpg

Tras ver aquel despliegue poco usual de tecnología en una cinemática, se abre paso a una pantalla de menú que contiene la imagen de un escudo con flechas clavadas, un estandarte rojo, un campo verde con un cielo oscuro y algo más. Y así se le da inicio al juego conocido como Warcraft III. Este fue uno de los que me marcó como videojugador; la tecnología para la época era impresionante, podías acercar la cámara a los modelos de los personajes hechos en 3D (diseños poligonales para ser más exactos); poder jugar la historia por capítulos cambiando de una raza a otra (orcos, humanos, elfos de la noche, no muertos….) y conociendo sus motivos profundos por los cuales luchan; la justicia y las tradiciones como pilares, los distintos héroes, las variadas unidades, el sistema de experiencia y de habilidades, las mejoras de los soldados y de las estructuras… incluso las frases de que decían cuando “clickeabas” sobre los personajes, llevándolos incluso a decir cosas graciosas como “es muy difícil ser verde”.

Imagen tomada de https://www.gamehackstudios.com/wp-content/uploads/2015/02/Warcraft-3-Reign-of-Chaos-Download-Free-Full-Version-PC-Crack-1.jpg

Y pasaron 16 años desde ese primer  juego y sus expansiones hasta que Blizzard nos ha informado este mes en su controvertida Blizzcon que relanzará el juego como Wacraft III: Reforged para pc con un rediseño de los personajes, nuevas cinemáticas, rediseño de los mapas y adaptación a 1080p y 4k para terminar de adaptarlo a los tiempos tecnológicos que corren.

Imagen obtenida de https://cdn.vox-cdn.com/thumbor/NUFiX0IwZIxfSethTFv1vxOHriA=/0x0:1920×1080/1200×0/filters:focal(0x0:1920×1080):no_upscale()/cdn.vox-cdn.com/uploads/chorus_asset/file/13380097/Warcraft_III_Reforged_Gameplay_1.jpg

En lo personal pienso que me haré con este juego por varias razones. La primera es, como suele ser lógico, el factor nostalgia; la segunda es volver a jugar esta saga épica con el genial lavado de cara, pues son los gráficos con los que uno soñaba en esa época; tercero, aunque no aplica directamente para mí, ciertamente es una oportunidad para que los nuevos videojugadores tengan la oportunidad de conocer y disfrutar de esta aventura.

Imagen obtenida de https://1dfq7235s7hdjun832pbscof-wpengine.netdna-ssl.com/wp-content/uploads/2018/11/pjimage-750×500.jpg

Termino este breve escrito manifestando que, como se dice en mi país “quien quita” que terminen los de Blizzard haciendo torneos profesionales de Warcraft III: Reforged.

¡Si te gusta el contenido síguenos y danos like!