Corría el año 1999, yo tenía 13 años, estaba en séptimo grado y la vida parecía mucho más fácil. El lunes tenía evaluación de álgebra, el viernes en la noche, top 20 de MTV (cuando todavía pasaban música), el fin de semana, maratón de Final Fantasy VII y ver Locomotion en la noche. Todo estaba bien.

La música, al igual que los videojuegos, siempre ha tenido gran relevancia dentro de mi vida y mi día a día. Por estas épocas contaba con un conocimiento que no era muy amplio, musicalmente hablando, pero ya me movía dentro de géneros como el rock, el metal y empezaba a escuchar nuevos sonidos que eran poco conocidos para mí, como lo eran el hardcore, el punk rock y el ska. Cabe mencionar que gran parte de la música que conocía hasta ese entonces era por influencia de mis hermanas, mis primos y mis amigos más cercanos, pero justamente en 1999 se lanzó un juego que marcaría mi gusto musical por el resto de la vida.

El juego

Street Sk8er es un juego de deportes extremos, no muy conocido que fue lanzado para la primera PlayStation. En ese momento Tony Hawk’s Pro Skater estaba aún a varios meses de su lanzamiento y este juego era una de las pocas opciones, hasta esa fecha, para jugar con una tabla de skate en PlayStation. A diferencia de Tony Hawk’s Pro Skater, el jugador en Street Sk8er debía completar niveles en modo contrarreloj, con un tiempo límite y con checkpoints en sectores determinados de la pista. Aunque también se podían hacer trucos, su enfoque estaba principalmente en completar los niveles dentro de un tiempo y puntaje mínimo establecido.

 

Su lanzamiento fue en octubre de 1998 en Japón bajo el nombre de Street Boarders, desarrollado por un estudio japonés llamado Attellier Double, y distribuido mundialmente por Electronic Arts. En Norteamérica fue lanzado en febrero de 1999, y a pesar de no destacar por su jugabilidad ni por sus gráficos, en la banda sonora se encontraba toda su magia y atractivo. Todos los que lo jugamos, sin saberlo, estábamos escuchando algunas de las mejores canciones de punk rock de finales de los años noventa.  Sin quererlo, cada vez que jugaba este extraño juego de skate y patines, también estaba ampliando mi conocimiento musical con bandas como All, H2O, Less Than Jake, I Against I, The pietasters, Straight Faced y Weston.

 

 

Además de ofrecer esta increíble banda sonora, el juego contaba con una característica muy interesante que no había visto en ningún juego de video; si uno ponía el disco del juego en una grabadora o cualquier dispositivo que reprodujera CD’s, sonaba cada canción como si tuviéramos un disco de música como cualquier otro. Hoy en día esto no suena tan impresionante, pero en aquella época mi mente explotó la primera vez que intenté con éxito, reproducir el disco de Street Sk8er en el carro de mi papá.

 

Conclusión

Bueno, como tal el juego no destacó tanto ni fue tan popular como Tony Hawk’s Pro Skater, que por cierto también cuenta con una banda sonora genial. Sin embargo, quería rendirle un tributo especial a este juego olvidado, que mucha gente no tuvo la oportunidad de conocer ni jugar, pero que recuerdo con mucho cariño y nostalgia por hacerme escuchar por primera vez a tres de las bandas que se convertirían en mis favoritas dentro de sus respectivos géneros; All, H2O y Less Than Jake.

Como bonus, dejo esta lista de Spotify que cuenta con la gran mayoría de canciones de este gran juego:

https://open.spotify.com/user/borisgou/playlist/2wo7oWQ65ErTxPHZH8UFK3?si=9DQkNeFeRm6_PNyGBz_PjQ