ADVERTENCIA: ESTE ARTÍCULO CONTIENE MENCIONES A MOMENTOS DE LA TRAMA DE AVENGERS: ENDGAME, LOS CUALES PUEDEN SER ENTENDIDOS COMO SPOILERS. PERSONALMENTE CREO QUE LA DISCUSIÓN DE UNA OBRA DE ARTE PASA POR DISCUTIR Y MENCIONAR DETALLES DE LA MISMA CUANDO SEA NECESARIO PARA EXPLICAR ALGUNA IDEA. QUIENES NO HAYAN VISTO LA PELÍCULA Y QUIERAN LLEGAR ‘EN LIMPIO’ A ELLA QUIZÁ QUIERAN ESPERAR A VERLA PARA LEER ESTE ARTÍCULO.

Once años después, la apuesta terriblemente riesgosa de Marvel Comics ha rendido frutos que nadie esperaba ni en los escenarios mas optimistas. Avengers: Endgame culmina, en tres horas, una gigantesca narrativa que aunque tenía una posibilidad real de colapsar sobre si misma y de hecho tiene algunos problemas en su ritmo, logra cerrar arcos narrativos, cuenta una historia con peso emocional y es visualmente espectacular.

Anteriormente he mencionado como uno de los grandes méritos del Universo Cinematográfico de Marvel (UCM) es el hecho que empareja cada una de sus historias con un género particular de la manera en la que, por ejemplo, Daredevil es un drama legal con superhéroes. En este caso, Christopher Markus y Stephen McFeely crearon una historia que empareja a la pelea de los Vengadores contra Thanos con un atraco a lo Ocean’s Eleven. Como suele ser el caso con este tipo de historias, su ‘principio activo’ es la tensión que genera el saber que algo puede salir mal y dar al traste con los planes. En el caso de Tony y Steve, los detalles que salen mal les dan un poderoso cierre emocional, probablemente mas en Tony que en Steve, tomando en cuenta que el primero siempre ha estado definido por los problemas con la figura paterna. En el caso de Nebula, es el detalle que termina por preparar todo para el tercer acto de la película, la pelea entre los héroes mas poderosos de la Tierra y Thanos.

Dramatis personae. Fuente: radiotimes.com

Infinity War y Endgame funcionan como películas complementarias, no solo por el hecho que ambas son dos partes de la misma historia sino por el diálogo que entablan entre si. Mientras que Infinity War nos dice ‘Échenle ojo a estas caras porque son quienes van a ver en la pantalla de ahora en adelante’ en referencia a personajes como Black Panther o Spider-Man, Endgame dice ‘Ahora despidamos al grupo original’. El foco de la película son los Vengadores originales y quizá fue por la satisfacción de terminar un ciclo de trabajo pero es claro que reservaron sus mejores interpretaciones en el UCM para el final. De hecho, son papeles que pueden hacer parte de las mejores interpretaciones de sus carreras, palabras mayores en el caso de Mark Ruffalo, Scarlett Johansson o Robert Downey Jr. Por otro lado, Jeremy Renner (Hawkeye), quien siempre había sido la linterna roja del reparto a nivel actoral y heróico muestra, con su transformación en Ronin un foco emocional de la película. Vimos lo que significó el chasquido a nivel de personajes como el Doctor Strange o Bucky, ¿Pero que pasó con los ciudadanos de a pie? ¿Que efecto tuvo eso? Ronin nos da la respuesta. Por su parte, Paul Rudd, un actor que siempre me ha parecido poco interesante, aporta al equipo la visión del ‘hombre de calle’ frente a todo este drama cósmico con de hecho, una buena dosis de comedia.

The Three Amigos. Fuente: As

El peso emocional es una constante en la película. Los Russo no solo crearon espectáculo visual sino que lo balancean con momentos que le llegan al espectador. El último acto de la película es ambas cosas al tiempo. La llegada de todos los superhéroes del UCM al campo de batalla y encabezados por un Capitán América que por fin suelta su grito de batalla es el momento mas impactante de las 22 películas por como se ve y por lo que genera. Este último acto también tiene momentos que, duélale a quien le duela, son afirmaciones de género poderosísimas y muy bienvenidas, como la carga final de Carol Danvers acompañada de todas las heroínas desde Okoye hasta Mantis. Endgame es una película que tiene muchas cosas para mostrar y muchas cosas para decir ¿Que es un héroe? ¿Que hace que sea tan heróico? La impresión que me quedó es que la película propone un punto intermedio entre el pesimismo de Iron Man y el optimismo del Capitán América. Puede que las cosas no vayan a salir bien y puede que al final perdamos o peor, quedemos con una victoria pírrica, pero hay un valor intrínseco en intentarlo y lo que es mas importante, pararse ante los obstáculos con aquellos que son cercanos a nosotros, algo para lo que no se necesita ser un super soldado, un dios o tener una armadura de nanobots.

El día que vi la película fue de hecho un día bastante raro para mi por razones que no viene al caso comentar, pero que hicieron que terminara pensando en lo que ha pasado en mi vida entre 2008 y 2019. Me he enamorado, me han roto el corazón, he creado algo parecido a una carrera y he vivido en el exterior. Pero también he vivido con la depresión, la ansiedad y he pensado en acabar con mi vida mas veces de las que estoy dispuesto a contar. No puedo evitar pensar que este momento de mi vida es una especie de Endgame y de la misma manera que me pregunto que traerá la fase 4 del UCM, no puedo evitar preguntarme…

¿Como será mi Endgame? ¿Como será mi fase 4?

¡Si te gusta el contenido síguenos y danos like!