Debo admitir que sería solo a finales de 2002 y gracias a la magia del VHS que vi El ataque de los clones. En su momento y al igual que con el episodio I, la posibilidad de ver una nueva película de Star wars me dejó un poco deslumbrado, sin embargo, a medida que pasó el tiempo, el volver a esa película me empezó a plantear una pregunta… ¿Por qué es que el episodio II de Star wars es una película tan mala?

El ataque de los clones es una mala película en dos niveles: A nivel cinematográfico y a nivel de historia de Star wars. El primero de estos niveles es particularmente inquietante porque, contrario a la creencia popular, George Lucas es un gran director de cine, salido de la misma escuela que Spielberg, Coppola y Scorsese quienes de hecho lo ven como un par y un colega. Sin embargo, esto no le quita que hubo decisiones que hirieron gravemente al episodio II.

Anakin y Padmé son de esas parejas donde uno no entiende lo que ella vio en el

La primera de ellas es sin duda haberle dado el papel de Anakin Skywalker a un actor tan limitado como Hayden Christiensen, quien falló en entender que el conflicto del personaje está en debatirse entre aquello que quiere, aquello que se le pide y aquello que el cree que merece. Con sus limitados recursos actorales, Christiensen trató al elegido de la profecía Jedi de una manera unidimensional que lo hizo ver como un niño malcriado que da berrinches y no como un héroe trágico en el proceso de su caída. Esto mismo hizo que el desarrollo del romance entre Anakin y Padmé quedara con una deuda grande de verosimilitud… A falta de un mejor término, resulta difícil creer que Padmé Amidala, joven y prometedora senadora de la república galáctica se enamorara de alguien así, pero cosas mas extrañas han pasado.

Por otro lado y esto es algo de lo que he hablado antes, Lucas no es el mejor escritor de diálogos y eso se nota en El ataque de los clones; Ewan McGregor, uno de los mejores actores de los últimos treinta años se ve reducido a frases como ‘Mi joven amigo Padawan’ que francamente causan pena ajena al mismo tiempo que la exposición torpe que hacen los diálogos no le hace justicia a la historia que quiere contar: Debería quedar claro desde el comienzo que la principal razón de la caída de los caballeros Jedi es su orgullo, pero hay que tamizar esa idea de tanta mugre y barro que no se justifica el esfuerzo.

¿Jesús espacial u Obi-Wan Kenobi?

Uno de los méritos de George Lucas es su interés por innovar a nivel técnico, algo que se ve desde los días de THX 1138. El ataque de los clones fue una de las primeras películas que usó de manera extensiva la pantalla verde y los decorados virtuales, algo que con el paso del tiempo no ha envejecido muy bien. Lucas se emocionó tanto con las posibilidades del recurso que no se dio cuenta de las limitaciones de una tecnología que aun estaba en su etapa temprana, las cuales se hicieron mas notorias debido a la transición que hizo El ataque de los clones de película a digital… La cualidad orgánica que tenían los escenarios de la trilogía original y el episodio I se perdió en el episodio II, terminando por verse tan artificiales que con el paso del tiempo se ha hecho mas y mas difícil concederle la licencia poética a la película.

En lo que tiene que ver con Star Wars como universo, El ataque de los clones sufre de los mismos males que toda la trilogía de precuelas y que Solo: La película pareciera estar en la obligación de mostrarnos cosas que como audiencia sabemos que deben pasar para que lleguemos al estado de cosas de la trilogía original: El inicio de las guerras clónicas que volvió a Jar-Jar Binks en la versión galáctica de Yidis Medina, el malogrado romance entre Anakin y Padmé y el caramelo visual de ver a los caballeros Jedi en el apogeo de su poder, siendo este aspecto el mas problemático pues terminó por romper el encanto de algunos personajes como el caso de Yoda en su pelea contra el conde Dooku.

El ataque de los clones resuelve preguntas que no es necesario responder y con ello termina por exponer su peor fallo: Es una película pensada para complacer a los fans y no para hacer que avance la historia, lo que a su vez se convierte en su peor legado a futuro: Le dice a los fans que si, las historias están para complacerlos, patrocinando las dimensiones mas tóxicas del Fandom. Llegar a esta conclusión resulta problemático tomando en cuenta el vínculo que un sector de la comunidad tiene con la película, pero es necesario aceptar esta valoración de El ataque de los clones para entender que es lo que hace funcionar y lo que NO hace funcionar a Star Wars.

¡Si te gusta el contenido síguenos y danos like!