Desde hace unos meses me ha quedado la impresión que, post-Infinity war, Marvel Studios ha estado abordando su trabajo de una manera distinta a como lo hacía en las películas previas al chasquido de Thanos. Esa impresión se ha confirmado después de ver Capitana Marvel, la película número veintiuno del Universo cinematográfico Marvel (UCM) y la primera con una mujer como protagonista. Una película que creo, es interesante tanto por si misma como por el diálogo que ha generado y sus implicaciones.

Brie Larson: Otro acierto del departamento de casting de Marvel. Fuente: self.com
Brie Larson: Otro acierto del departamento de casting de Marvel. Fuente: self.com

En otras ocasiones he hablado de los muchos aciertos que ha tenido el UCM en el casting de sus personajes y esta no es la excepción. En el papel de Carol Danvers/Capitana Marvel, Brie Larson logra recorrer un rango de emociones que me hicieron repensar la impresión de frialdad que siempre me ha dado. La historia pone a Larson en una situación inusual en la medida que a diferencia de otros superhéroes que tienen que lidiar con la novedad de sus poderes, ella ve sus poderes como algo normal mientras que tiene el reto de tener que construir un sentido de identidad y de quien es. La actriz de Room logra esto con gracia y facilidad, dejándonos ver por momentos a una guerrera determinada al servicio del imperio Kree y a la mujer que está en la búsqueda de las respuestas a la pregunta fundamental de quien es, haciendo gala de su química con un reparto igualmente sobresaliente. Lashana Lynch, en el papel de Maria Rambeau es crucial en el desarrollo de Danvers al mismo tiempo que le provee de un ancla emocional la cual no tiene al comienzo de la historia, mientras que Annette Benning tiene un giro fantástico como la Inteligencia Suprema que refleja también los cambios que experimenta Carol a lo largo de la historia.

Dos amigos andando por la carretera. Fuente: heroichollywood.com
Dos amigos andando por la carretera. Fuente: heroichollywood.com

Hay momentos en los que es posible ver cuando dos actores están disfrutando la química entre si y la relación en pantalla entre Brie y Samuel Jackson es uno de esos momentos. No solo es una relación crucial para el desarrollo de la historia, sino que le permite, a Brie Larson, desplegar un talento para la comedia que por lo menos no había visto en otros papeles de ella y a Jackson darle una nueva dimensión a su papel de Nick Fury. El Fury que vemos en Capitana Marvel es, en un sentido, un personaje que vive en la bendición de la ignorancia, un personaje a quien, el descubrimiento de un mundo enorme que va mucho mas allá de lo que había siquiera imaginado y de los peligros que este tiene lo pone en el camino de convertirse en el personaje que vemos al final de Iron man cuando le advierte a Tony Stark del mundo al que acaba de entrar; Infortunadamente esto no es aprovechado por otros actores que repiten papel como el talentoso Lee Pace (Ronan el acusador) o Clark Gregg (Phil Coulson), bien sea porque el primero no tuvo suficiente tiempo en pantalla y porque el segundo es, de entrada, un actor mas bien limitado en sus recursos.

Carol Corps, !A las filas¡ Fuente: The Kernel
Carol Corps, !A las filas¡ Fuente: The Kernel

Capitana Marvel es una película interesante en el sentido en que, si bien Carol Danvers fue un personaje creado en los años setenta, su encarnación como la Capitana Marvel es un producto reciente, obra de Kelly Sue DeConnick y Jamie McKelvie. Esta versión del personaje desató una revolución en el público, creando un movimiento de seguidores que se autodenomina informalmente como el Carol corps (‘Escuadrón Carol) el cual puede ser fácilmente identificado como uno de los primeros esfuerzos para tener una mayor inclusión de públicos distintos a los que tradicionalmente estaban asociados al cómic de superhéroes. Si bien el movimiento ha pasado por varios problemas a lo largo de los años relacionados con, por ejemplo, la falta de voces de mujeres de color, sigue siendo un ejemplo de lo que debe y puede ser una comunidad de fans. Capitana Marvel se relaciona con la noción de genero de una manera sutil e incluso subversiva. A diferencia de Steve Rogers, quien asume el liderazgo y una pelea porque es lo correcto, Carol Danvers lo hace por si misma; en un principio, porque quiere probarle algo a todos los que dudaron de ella alguna vez, pero a medida que avanza la historia, quedamos con un personaje que no busca validación de otros o incluso de si misma, hace las cosas porque quiere hacerlas.

Si es una camiseta de Nine Inch Nails, ¿No debería ser negra? Fuente: Brooklyn vegan
Si es una camiseta de Nine Inch Nails, ¿No debería ser negra? Fuente: Brooklyn vegan

Capitana Marvel es una película que tiene algunos lunares lo suficientemente notorios. El primero de ellos tiene que ver con la nostalgia noventera de la historia, que si bien al comienzo fue agradable de ver (Especialmente para alguien modelo 1985), pocos minutos después empezó a sentirse forzada y obvia, mas como un intento casi que desesperado de meter todas las referencias que pudieran al internet de conexión telefónica o los computadores de CD-ROM. Para hacerse una idea del equivalente colombiano, es como si una historia ambientada en la década hablara del apagón de Gaviria, el 5-0, el proceso 8000, Pies descalzos de Shakira y el proceso de El Caguán todo pasando al mismo tiempo; una situación no muy distinta a la desesperada nostalgia ochentera de Stranger things. Por otro lado, si bien logra jugar dentro de los límites de este tipo de historias, por momentos sentí que estaba viendo una película que debía cumplir con una serie de requisitos como historia de origen, por lo que no puedo evitar pensar que estamos llegando a cierto nivel de fatiga con este tipo de historias, lo que le plantea retos a escritores y directores para poder evitar los efectos que dicha fatiga pueda tener en la audiencia.

Faltan aproximadamente cincuenta días (o menos) para el estreno de Avengers: Endgame y la sensación en el aire es similar a la del público que está esperando a que salga el artista principal de un concierto largamente esperado. Capitana Marvel actuó, en este caso, como el muy buen telonero que cumple con sus expectativas y un poco mas. Esta es una película claramente construida en función de una fórmula, pero una fórmula lo suficientemente ajustada para presentar algo que se siente nuevo y fresco.

¡Si te gusta el contenido síguenos y danos like!